Saltar al contenido

¿Quién es el Hijo de Dios?

septiembre 13, 2019

Así que, cuando hablamos del Hijo de Dios, nos referimos realmente al mismo YHVH, al Elohim de Israel, al Dios Eterno tomando forma de hombre y viniendo a la tierra para manifestar y mostrar su gloria a su pueblo Israel.

Realmente no se trata de una creación, no se trata de una concepción virginal, no se trata de una relación entre un dios y una humana lo que da como resultado al Hijo de Dios. El Hijo de Dios ─reitero─, como lo enseña la escritura, es la manifestación física y material del Dios inmortal en la tierra. El mismo Dios que te creo y que creo este universo, un día se hizo carne y caminó entre nosotros, y llamamos su nombre Emmanuel, Él es el hijo.

Algunas profecías mesiánicas…

En el segundo libro de Samuel capítulo 7, versos 12 al 13, Dios le dice al rey David que cuando sus días sean cumplidos y él parta de esta tierra, y vaya a dormir con sus padres, Él levantaría un descendiente que nacería de sus entrañas. Este descendiente edificaría casa a Su nombre y su reino sería inconmovible, sería eterno (por siempre).

Obviamente, David imaginó que sería de su descendencia natural, de sangre, de linaje de hombres y por eso, cuando Salomón ─su hijo─ nace, Salomón ejecuta, creyendo y convencido de que él era el cumplimiento profético de esta palabra dada a su padre David. Entonces, se apresura a construir un templo en donde Dios habitara, se apresura a edificar una casa a Dios para que Él la habitara y también entiende que él es el rey que Dios le prometió a David. Sin embargo, la primera característica de esta profecía, es que el hijo que nacería a David ─y que sería el Rey de Israel─, sería eterno.



Salomón, a los 40 años de reinado, muere ─deja de ser rey─. Por tanto, él no es quien cumple esta palabra profética. Años más tarde, cuando Jesús ─Dios hecho carne─ se manifiesta en esta tierra; justamente en Cesárea de Filipo, después de que Pedro presenta la revelación que Dios le ha dado acerca de la existencia y la manifestación viva del Dios de Israel, delante de sus ojos, después que Pedro lo reconoce como Dios hecho carne, como el Mesías, Jesús cierra la profecía que le fue dada a David, diciendo: “Bienaventurado eres Simón bar Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los Cielos”, y le dice: “Y Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia…”.

¿El hijo de David es el Hijo de Dios?

Es Jesús, el Hijo de Dios, el Hijo de David, quien el señor anunció desde la antigüedad, es Él el hijo que le nacería a David, el hijo que sería del linaje de él, quien sería Hijo de Dios y Lo llamaría “Padre” y a quien Dios le llamaría “Hijo”

La segunda característica, es que Él edificaría casa a Su nombre. Esa es la casa que Jesús vino a edificar cuando dijo: “…sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Es la iglesia la casa de Dios, porque solamente el Hijo de Dios podía edificarla, solamente el Hijo de Dios podría construirla.

Y, la tercera característica: solamente Jesús es quién ha recibido un reino eterno, inconmovible e inamovible, para que la profecía dada por Natán a David se cumpla a la perfección.

¿Quién es el Hijo de Dios? El Hijo de Dios es el Eterno Rey de Israel, el que tiene un trono eterno y un reinado eterno, no solamente en Israel sino en todo el universo. El Hijo de Dios es quien construye y edifica una casa donde Dios habita, donde Dios mora. El hijo de Dios, es Dios mismo manifestándose en carne y hueso.

Termino con las palabras del apóstol Pablo cuando dijo:

Y, por confesión unánime, grande es el misterio de la piedad: Él fue manifestado en carne,”.