Saltar al contenido

Nuevos comienzos p2

enero 13, 2020

El discipulado

En lo que respecta al punto 3 de nuestra lista anterior (Puedes mirar la lista del post anterior aquí), hay que explicar cómo alcanzar este trabajo en el ministerio. Esto es aplicar la obediencia a la gran Comisión «ir y hacer discípulos» (Mateo 28:19) y hay seis pasos claros para hacer discípulos.

  1. Predicando el evangelio, Hechos 8: 5 y 12
  2. Bautizando a los que creen, Hechos 8:12, Hechos 2:38
  3. Enseñando a los nuevos creyentes, Hechos 11:26
  4. Llevándolos a una comunidad que funciona, Hechos 2: 42-47
  5. Llevándolos a una comprensión y práctica regular de la Mesa del Señor, Hechos 2:46, 1 Cor.11: 23-26
  6. Enseñando a los discípulos cómo orar, Mateo 6: 9: 13, Lucas 11: 1-4, 1Tim.2: 1-10

Una de las metas del ministerio es discipular a cada creyente hasta que los discípulos puedan y sean capaces de enseñar a otros. El escritor de Hebreos dice que todos los creyentes «deberían ser maestros» (Heb.5: 12). Esto es en el contexto de poner «los primeros principios de los oráculos de Dios» (Heb.5: 12) y esto es en el contexto de la enseñanza de los siete principios fundamentales mencionados en Hebreos 6: 1-2. Estos fundamentos de las palabra u oráculos de Dios son las doctrinas del evangelio que constituyen la leche espiritual No adulterada:

  1. La doctrina de CRISTO
  2. El arrepentimiento de Obras muertas
  3. La fe en DIOS
  4. Los Bautismos
  5. La Imposición de las manos
  6. La resurrección de loa muertos
  7. El Juicio eterno

Una vez logrado que la leche espiritual sea impartida, y que todos la sepan y sean capaces de impartir a otros, es donde estos jóvenes aprendices, llegan a estar preparados para convertirse en Discípulos maduros y ser perfeccionados.

Para esto están en funcionamiento permanente los cinco Ministerios que entrega JESÚS.

«Dio a algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas, algunos pastores y maestros» Efesios 4:11.

Una forma resumida de entender los cinco ministerios:

Los apóstoles sientan las bases y la función en la autoridad gubernamental, supervisando la construcción o edificación de la iglesia (1Cor.3: 10-13).

Los profetas señalan el camino, dando orientación y dirección, así como corrección; dar a conocer el misterio de Cristo (Efesios 3: 5, Hechos 11: 27-30)

Los evangelistas se acercan y reúnen nuevas almas (Hechos 8: 5-12).

Los pastores protegen, alimentan y cuidan del rebaño [la familia], (Hechos 20:28, 1 P. 5: 1-4).

Los maestros nos basan en la palabra y la introducen en nosotros (Tito 2: 1). El supervisor / obispo / anciano debe ser capaz de enseñar, «reteniendo la palabra fiel como se le ha enseñado, para que pueda, por sana doctrina, exhortar y condenar a los que contradicen» Tito 1: 9.

Continua en el siguiente post…