Saltar al contenido

Navidad, pesebres, Halloween, cumpleaños…¿debo celebrarlas?

enero 22, 2020

La verdad de la Navidad, el Pesebre, el halloween y otras fiestas en el cristianismo

Alguien ha preguntado acerca de las fiestas y celebraciones habituales en el mundo y en las culturas diversas de cada nación. Esta pregunta ha sido formula para saber Cuáles son las fiestas que, según la Biblia, se tienen que celebrar. Aparecen en la lista: Navidad, pesebres, Halloween, cumpleaños…

¿Qué fiestas debo o puedo celebrar?

¿Cuáles son las fiestas que deben celebrarse, según la Biblia? Primero, tengo que resaltar que muchas de estas fiestas que, lógicamente, han ingresado y hacen parte hoy del calendario cristiano, no son cristianas, no son bíblicas y no deben celebrarse.

Dentro de las preguntas que Marta está presentando… acerca de la Navidad, del arbolito, los pesebres, Halloween, cumpleaños, voy a tratar de explicar rápidamente lo que sucede.

Muy pocas fiestas aparecen en la biblia

Sin embargo, antes de comenzar, tengo que anotar que para que la Iglesia el Señor guarde fiestas, se dice muy poco en la Biblia. La Biblia no dice, en lo absoluto ―por no decir muy poco―, una sola fiesta o una sola celebración que la Iglesia de Cristo deba celebrar o guardar, no existen fechas, fiestas o calendario para la Iglesia de Cristo.

El apóstol Pablo, le dice a los Efesios y a los Gálatas en alguna parte: “me temo con vosotros, que haya trabajado en vano” ¿Por qué? Porque ellos estaban tratando de guardar fiestas, lunas nuevas, días de reposo, sábados (Sabbath) y todas estas celebraciones.

La libertad de Cristo no nos hace celebrar fiestas

Y el apóstol Pablo, dice: “No tienen necesidad de guardar esto, porque han sido libertos en Cristo, y si en Cristo fueron libres de todos los rudimentos del mundo, ¿por qué quiere volverse a esclavizar guardando estas fiestas y guardando las tradiciones?

Realmente, son los tradicionalistas los que se encargan de la observancia de estas fiestas y, en la época de Jesús, los tradicionalistas estaban bien definidos como los fariseos y los escribas, y fueron ellos, a través de sus tradiciones, los que invalidaron siempre la palabra del Señor.

Las tradiciones invalidan las palabras de Dios

Estas traiciones y fiestas, invalidan de un solo golpe la Palabra de Dios. Cuando Jesús vino, exhortó y regañó fuertemente a los tradicionalistas que persistían en guardar estas celebraciones como algo santo y como algo puro. Jesús les dijo: “con vuestras tradiciones, invalidáis el mandamiento de Dios”.


Publicaciones de teología

Posteriormente, el apóstol Pablo le habla a la iglesia gentil y le dice: “ustedes no deben guardarlas porque, sencillamente, ustedes son libres de estos rudimentos”.

Son los tradicionalistas, fariseos y escribas, los que llevaron, por sus tradiciones a la cruz a Cristo; así que, ¿qué puedo añadir después de lo que he dicho, en cuanto a lo que mi hermana Marta de Cali está preguntando? La Navidad, el pesebre, el arbolito, Halloween, cumpleaños… ¿qué puedo añadir?

Las tradiciones van de la mano con la religión

Que las tradiciones están fuertemente ligadas a la religión. No hay religión sin tradición. Las tradiciones hacen parte de la religión, eso es inequívoco; pero, la cadena no termina en la religión.

La religión va atada a la superstición; entonces, hay tradición por causa de la religión; pero, la religión existe por la superstición, y la superstición está ligada, estrechamente, con el oscurantismo o con el ocultismo, y el ocultismo está amarrado, de madera fuerte, con el amo de la tiniebla que es Satanás.

Así, Satanás manipula y gobierna en la oscuridad, en el oscurantismo, en el ocultismo; el ocultismo lleva a la superstición; la superstición brota como religión; y la religión se deriva en tradiciones las cuales, lastimosamente, aún los cristianos hoy guardan.

El camino de la tradición religiosa

Cuando un cristiano guarda tradición, es porque hace parte de su religión, lo cual lo lleva ineludiblemente a la superstición, que lo ata al ocultismo, que lo lleva a los pies de Satanás.


De pronto, muchos no van a estar de acuerdo con lo que estoy diciendo; pero, de eso se trata ‘De Frente a la Biblia’, poder mirar a la luz de la escritura, cuál es el trasfondo y cuál es el origen de estas cosas.


El arbolito de navidad

Colocando un ejemplo, por la pregunta que Marta de Cali está haciendo en cuanto al árbol de Navidad, al arbolito de la Navidad es una fiesta que se remonta hasta la antigua Babilonia, lo podemos ver en Génesis capítulos 10 y 11 en adelante.

Podemos mirar la aparición de un personaje llamado Nimrod que se encarga de erigir o de edificar la Torre de Babel, es este personaje el que muere, y cuando el muere, su esposa ―que entre otras cosas era su mamá.


Escucha mi música…

La mamá se casa con el hijo que es Nimrod, y es su madre y su esposa― se inventa el asunto de que Nimrod vendría en la celebración de la Saturnalia, qué es el 25 de diciembre ―coincidencialmente es la fecha de la Navidad hoy; pero, créeme, que no es coincidencia―.

La saturnalia

En esta Saturnalia, la esposa y madre de Nimrod, dice que le prometió volver cada 25 de diciembre con regalos y dejar los regalos al pie de un árbol verde, que representa el renacimiento, el volver a la vida o la resurrección.

Entonces, Nimrod se convierte en esa época, en la fe de una tradición y de una religión pagana de origen babilónico, en la que, primordial y primariamente, se veneraba al árbol frondoso.

De Babilonia a Canaán

Esta celebración de los regalos al pie del árbol frondoso, se remonta hasta el origen mismo de Babilonia, y las fiestas, el paganismo y las tradiciones de esta celebración de los árboles, llega hasta Canaán y allí, años más tarde, cuando Israel es establecido como una nación, establecen a los lugares frondosos y a las raíces y a los pies de estos árboles como lugares de adoración y veneración.

Los lugares altos

Allí, Israel, Canaán y las tierras antiguas paganas, sacrificaban a sus bebés, los degollaban, los quemaban al pie del árbol como una ofrenda a Nimrod, en veneración al árbol en donde Nimrod venía a dejar regalos todos los 25 de diciembre.

Esta celebración al pie de estos árboles frondosos, es lo que Dios rechaza fuertemente y le dice a Israel: “debajo de todo árbol frondoso te prostituiste y fornicaste con los dioses ajenos”.

Estos árboles frondosos, son mencionados en la escritura como lugares altos y esos lugares altos tomaron el nombre de Aseras con “s”. Entonces, cuando tú lees en la Biblia “Aseras”, se refiere a un árbol frondoso en el cual se sacrificaban niños en honor a Nimrod, y en el cual se celebraba la fiesta del árbol, el 25 de diciembre de cada año.

El pino navideño

Posteriormente, con la expansión del Imperio Romano y con la expansión de los otros imperios que vinieron posteriormente y previos a éste, la tradición llegó a las regiones nórdicas, Suecia, Noruega, Suiza, Rusia y, por ser estas tierras prominentes en el cultivo de pinos gigantes y ornamentales, se estableció la celebración formal de la Fiesta del Árbol con un pino frondoso hasta nuestros días.

En adoración a un dios llamado Nimrod

En conclusión, la celebración y el decorar un árbol navideño, se remonta a la tradición de una religión pagana; que está ligada directamente a la superstición para un dios falso llamado Nimrod; el cual lo lleva el ocultismo del sacrificio humano, para derramar la sangre de mis hijos a este dios falso, a este demonio; lo cual, obligatoriamente, me pone en idolatría a los pies de Satanás.

Que un cristiano celebre el árbol de Navidad, indica, sencillamente, lo que decíamos ahorita en la primera pregunta, que el falso profeta ha hecho bien su trabajo, ha hablado blasfemias contra Dios.

Ha engañado al mundo y ha seducido aún a la misma iglesia para ser partícipes de estas tradiciones que, no importa, cuán inocente las quiera celebrar o no importa de qué color las quiera disfrazar, recuerda que Satanás se disfraza como ángel de luz para engañar.

No importa qué título, qué nombre le quieras poner al árbol, el asunto es que el árbol de Navidad, desde su origen, siempre ha sido un lugar Asera, un lugar alto, un árbol frondoso en el que se sacrifican en idolatría a los hijos de la casa a Nimrod.

El pesebre

Siguiendo con el pesebre, pues en ninguna parte de la Biblia se celebra como una fiesta y no se menciona, absolutamente, nada de una celebración del pesebre.

Lo único que se menciona de este lugar, es que allí nació Jesús y, entre otras cosas, el pesebre se celebra hoy con unos tres reyes magos, los cuales, la Biblia no dice que fueron tres, no dice cuántos fueron, solamente habla de un plural y no dice tampoco que hayan sido emperadores o reyes, como tal, sino que eran sabios, astrónomos, estudiosos de las estrellas que habían venido desde el oriente, siguiendo la estrella que les indicaba el nacimiento del Mesías en esta tierra.

Entonces, el pesebre tampoco hace parte de una celebración cristiana, bíblicamente no es celebrada por nadie.

Halloween

Llegando al Halloween pues, evidentemente, es una fiesta pagana, oscura, donde se dedica una fiesta de celebración a las brujas o a los muertos también.

Debido a que en la Edad Media, las brujas y los brujos eran quemados en la hoguera porque tenían el poder para matar a las personas, para destruir cosechas, para destruir y azotar con plagas a “x” o “y” reino.

En vista de eso, se organizó una cacería de brujas, que acabó con una cantidad de personas tanto culpables como inocentes, para que no hubiera destrucción en medio de la sociedad.

Hoy en día, los brujos siguen existiendo, las brujas existen y siguen teniendo este poder, esta autoridad para hacer daño, para destruir una familia, para matar a una persona.

El asunto, es que hoy no se casan a los brujos, hoy no se les lleva a la cárcel, hoy no se queman a los brujos porque la sociedad no cree que existan y porque la sociedad jamás piensa que sean capaces de matar a otra persona; pero, sí lo hacen, lo han hecho siempre.

Es una fiesta para brujos y hechiceros

Siendo así, el Halloween es una fiesta para ellos, se celebra para ellos, no es cristiana, no debe celebrarse, ningún cristiano debe participar del Halloween, en absoluto, de ninguna manera.

Cumpleaños

En cuanto a los cumpleaños, ¿si celebrar el cumpleaños es bíblico?, pues la Biblia no habla de cumpleaños y no dice que hay que celebrarlos tampoco.

No quiero decir con esto que no lo hagas, si tú quieres celebrar tu cumpleaños, es un asunto personal, muy propio tuyo, particularmente hablando.

Sin embargo, la Biblia no menciona alguna celebración de cumpleaños desde el Génesis hasta el Apocalipsis, excepto dos.

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, solo hay dos cumpleaños en celebración, mencionados en la Biblia; el primero, es el cumpleaños del faraón de Egipto; y el otro, es el cumpleaños de Herodes.

Así que, a buen entendedor pocas palabras, no tengo nada más que decir al respecto de los cumpleaños, solamente trato de responder si son fiestas que, según la Biblia, debamos celebrar los cristianos. Esta es mi respuesta, Marta de Cali.