Saltar al contenido

Las bodas del Cordero

diciembre 28, 2019

La segunda venida de Cristo

La pregunta número 4 de esta noche, nos la envía desde el país de Guatemala, en la ciudad de Guatemala, nuestro hermano Miguel Ángel Estrada, acerca de nos escribe las bodas del cordero.

¿Cuándo serán las bodas del Cordero?

Es una pregunta interesante también, muy especial. Quiero ir con ustedes ―puedes acompañarme― al Evangelio de Juan, en el capítulo 3 y voy a leer solamente lo que dice la Escritura para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones.

Voy a leer desde el versículo 26 para tener un poco más de claridad de lo que se refiere este párrafo, dice:

“Y se acercaron a Juan y le dijeron: Rabí, el que está contigo al otro lado del Jordán, de quien tú has dado testimonio, he aquí bautiza y todos acuden a él. Respondió Juan y dijo: nada puede recibir un hombre, si no le fuere dado del cielo.”, versículo 28, dice: “vosotros mismos me dais testimonio de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él. El que tiene la novia, es el novio. Pero el amigo del novio, que está a su lado y lo oye, se alegra en gran manera por la voz del novio. Así pues, esta alegría mía ha sido colmada. Él debe crecer y yo menguar.”.

El testimonio de Juan el Bautista.

Juan está hablando de que él solamente vino a preparar el camino de Cristo, y ese preparativo del camino era para que el Mesías, cuando viniera, se encontrará con su amada, con su novia.

Él es el novio y ella es la novia; es decir, los novios se encontraron cuando Jesús vino ―según lo que dice la Escritura en el Evangelio Juan―. El novio es Jesús y la novia es su iglesia, estos dos personajes en esta alegoría maravillosa de un hombre y una mujer, como novio y novia, entre Jesús y Su Iglesia, el pueblo de él, que cree en él, tuvieron su primer encuentro hace 2000 años, cuando Jesús vino.

La diferencia entre los discípulos y los fariseos

Es necesario, ahora, continuar con Lucas capítulo 5 versículo 35. Vamos a ver qué dice la Escritura, voy a leer desde el 33: “Entonces, ellos le dijeron: los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y hacen oraciones, igualmente también los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben. Jesús les dijo: ¿acaso podéis hacer ayudar a los hijos del tálamo nupcial, mientras el novio está con ellos? Pero vendrán días, cuando también el novio les sea quitado, entonces ayunarán en aquellos días. Les decía también una parábola…” y continúa la historia. Aquí, en el Evangelio de Lucas, también habla de que el novio y la novia estaban en ese cortejo nupcial.

El Tálamo nupcial o intimidad

Me gustaría hacer una pequeña investigación, ahorita que estamos aquí todos reunidos, del significado de esta expresión de la palabra “el tálamo nupcial”. Vamos a ver qué significa esto para poder comprender un poquito más a fondo, a qué se refiere en el griego el tálamo nupcial. Significa:

“habitáculo o lugar de habitación es el espacio, en la Grecia antigua, que coincidía con el lugar en donde se guardan objetos de valor y también el dormitorio, la cama matrimonial”. 

Imagínese esto, es la cama matrimonial o lecho nupcial, es el lugar en donde el novio y la novia consuman el matrimonio, donde tienen su intimidad. Jesús les está diciendo, que ellos (los discípulos, los creyentes) están con él en el lecho matrimonial.

Adicionalmente…

…Continúa, diciendo: “¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan? Jesús les dijo ―y repite las mismas palabras que dijo en Lucas―: ¿acaso los hijos del tálamo nupcial pueden tener luto, mientras el novio está con ellos? Pero vendrán días cuando les sea quitado el novio, entonces ayunarán.” ¿Por qué voy a estas citas? Porque podemos ubicar bíblicamente una celebración de bodas, de nupcias entre el cordero Jesús y su pueblo hace 2000 años. Este encuentro del desposado con la desposada, que fue anunciado en Jeremías capítulo 23 y capítulo 33, al parecer comenzó hace 2000 años, y debe estar sucediendo seguro hasta hoy.

El clímax de las bodas del cordero

No estoy diciendo algo que no esté en la Biblia; pero, también estoy convencido de que las bodas del Cordero tendrán un clímax de cumplimiento máximo, en el momento en el que la trompeta final suene y los que hemos creído en Él seamos transformados para recibir al Señor Jesús en el aire, en las nubes y así estar por siempre con Él.

Creo que ese es el momento cumbre de la reunión de toda su iglesia, de toda su novia que durante 2000 años ha estado en esta tierra conformada por miles, y miles, y miles, y millones de creyentes que han rendido su vida a Jesús. Yo creo que, según estas referencias bíblicas, hasta el sol de hoy, ya llevamos en estas bodas del cordero 2000 años. Desde que Jesús vino, está de bodas con su pueblo.

El ayuno y la oración

Luego, fue quitado a este grupo inicial y por lo tanto nos toca ayunar; pero, las bodas comenzaron a celebrarse en ese momento, hace 2000 años. Creo, firmemente, que habrá un clímax en su venida, cuando la trompeta final suene y seamos transformados para recibir al Señor en el aire y así estar por siempre con Él, allí se celebra la reunión completa y final de todo su pueblo en las maravillosas bodas del Cordero que estarán en su apogeo en ese momento.