Saltar al contenido

La salvación antes de Cristo

febrero 5, 2020

¿Cómo fueron salvos los hombres en la antigüedad? Es decir, antes de Cristo ¿cómo los hombres eran salvos? Gracias, Joel, por tu pregunta, Es una pregunta muy especial y creo que más de uno siempre se hace esa pregunta: ¿Cómo fue la salvación antes de Cristo?


Inscríbete para entrar a los cursos gratuitos de Teología en Línea cada trimestre

“¿cómo hicieron las personas para salvarse antes de que Cristo viniera? Porque sí, realmente la Biblia dice en Juan 3.16 que Dios envío a su Hijo al mundo para que todo aquel que en Él cree no se pierda más tenga vida eterna, pero cuando Él vino fue hace dos mil años y pasaron casi cuatro mil años desde Génesis hasta Cristo.

4.000 Años sin un Mesías

Entonces, ¿qué pasó en los cuatro mil años con todas las personas que nacieron y murieron sin conocer a Jesús?, esta es la pregunta que nos está haciendo desde Mosquera nuestro hermano Joel Camilo Tique: “¿cómo fue la salvación antes de Cristo?

Hay algo muy interesante aquí y muy importante que hay que anotar, y es lo que el apóstol Pablo dice en Romanos capítulo uno y capítulo dos; Pablo hace una introducción muy maravillosa y muy hermosa acerca de la capacidad de Dios para revelarse a la humanidad.

La revelación en Génesis

Desde el principio, Dios siempre se reveló a los hombres, de hecho, Génesis fue escrito en inspiración divina desde el mismo principio de la fundación y de la creación del hombre.

Adam, siendo el primer hombre creado junto con su esposa Eva, esta pareja conoció a Dios desde el principio, conoció a Dios desde el mismo instante en el que fueron creados, y tenían conciencia de un creador, tenían conciencia de un ser supremo que los guiaba, que los guardaba, pero ya conocemos toda la triste historia de que pecaron, comieron del fruto prohibido…

El protoevangelio y La salvación antes de Cristo

Pero, de la misma forma, en Génesis capítulo tres verso quince aparece lo que mencionamos el sábado anterior: ‘el protoevangelio’ y, entonces, el mismo Señor les hace la promesa de la redención, hace un sacrificio, toma un cordero y lo sacrifica y con este cordero sacrificado hace unas vestiduras, los viste y entonces les dice que vendrá la simiente de la mujer, que nacerá, hablando de Jesús que vendría a manifestarse cuatro mil años después y que Él le pisaría la cabeza a la serpiente.

Es decir, que destruiría al enemigo para siempre, aquí lo particular es que la humanidad siempre conoció que había un salvador, y fue tan tremendo esto que la escritura pasó de generación tras generación hasta nuestros días.

Hasta nuestros tiempos la escritura pasó y toda la humanidad siempre supo; porque recordemos que Adán y Eva fueron los padres de todo el mundo, ellos transmitieron el conocimiento del Creador, transmitieron el conocimiento de la redención, de la promesa a toda la humanidad […]


Podría interesarte también…

La transmisión del pecado

Pero pasaron los años y el pecado, la maldad siguió creciendo y Romanos capítulo uno dice que los hombres prefirieron dar culto; es decir, servir a las criaturas antes que al Creador y se desviaron detrás de la hechicería, detrás de la idolatría, se desviaron detrás del animismo, de la filosofía, de la sabiduría humana y se apartaron de Cristo.

Entonces, Dios siempre les dio concepto a ellos para que fueran capaces de entender la salvación; sin embargo, la mayoría no fue capaz, es por esto que Dios escoge a un pueblo, antes de que fuera pueblo lo escoge y lo llama ‘Israel’ y a este pueblo, como ejemplo, les entrega la ley para que ellos fueran la muestra a la humanidad de cómo Dios quiere tratar con el hombre.

Ninguno conoció al Mesías

A pesar de esto antes de que la ley existiera Adam y el mismo Abel ―que fue asesinado por Caín― no conocieron a Jesús ¿o sí? ¿No, verdad? Ellos no conocieron a Jesús, Adam no conoció a Jesús, Abel no conoció a Jesús.

Hebreos capítulo once dice que alcanzaron buen testimonio, el testimonio de la fe. Porque ellos, antes de que la ley existiera, antes de que Jesús viniera, tenían fe de que podían ser salvos en el momento en el que el Redentor se manifestara, por eso Job ―que es el libro de la Biblia más antiguo escrito― dice: “Yo sé que mi Redentor vive y en el polvo Él se levantará”; así que, Job no conocía a Jesús, pero sí sabía que existía.

La clave es la fe

Todos ellos, como dice Hebreos once, inclusive Abraham, murieron creyendo en la promesa, sin verla, solamente la saludaban y la veían esperando que sucediera, pero no pasó.



Ellos simplemente murieron creyendo que verían al Redentor, así en el momento que Jesús muere en la cruz del Calvario, dice la Biblia que en su muerte el desciende a las profundidades o a las partes más bajas de la tierra y le prédica a todos los espíritus encarcelados ―refiriéndose a los hombres que murieron creyendo en el Redentor pero que no lo habían conocido―, tuvo que ir a ese lugar ―del que otro día hablaremos―.

El seno de Abraham y la resurrección

Ese lugar en el centro de la Tierra se llama el seno de Abraham, tuvo que ir al seno de Abraham, predicarles a ellos, como decir: “Miren, muchachos, ¿ustedes creían en el Redentor? Yo soy el redentor, Yo soy Jesús”, esa presentación hizo que ellos creyeran en Jesús y en su resurrección, dice la Biblia que Él se llevó a todos los que resucitaron con Él.

La salvación antes de Cristo

Él resucitó con todos ellos al tercer día y allí, el seno de Abraham quedó vacío. ¿Cómo así que Jesús resucitó con todas las personas que estaban en el seno de Abraham? Sí es lo que dice Mateo 27.53, dice que el día de la resurrección de Cristo muchos sepulcros fueron abiertos y se levantaron los santos que habían dormido también, y fueron vistos por muchas personas en la ciudad, ellos se salvaron solamente por la fe porque la ley no salva.

Lo que salva es la fe en Jesucristo. Antes de la ley, durante la ley y después de la ley lo que salva es la fe en Jesucristo, por eso nosotros tenemos hoy la oportunidad de ser salvos si solamente podemos creer en Cristo Jesús.