Saltar al contenido

¿Hay que bautizarse para ser salvo?

enero 13, 2020

¿Solo necesito creer con mi fe, o debo también bautizarme?

Tenemos una tercera pregunta ¿Hay que bautizarse para ser salvo?, desde Nueva York-Estados Unidos, de nuestro hermano Wilman Cera Hernández, quién es un fiel seguidor de estas enseñanzas.

La inquietud de Wilman

Tengo una inquietud con relación al ladrón que fue crucificado junto a Jesús y que lo reconoció como justo, él no tuvo tiempo de bautizarse. ¿El concepto de salvación ópera diferente?

Gracias, gracias, mi hermano Wilman por tu pregunta. Sí esta es otra de los cismas que tiene al pueblo dividido, entre doctrinas bautistas, anabaptista, entre doctrinas pentecostales, trinitarios, unicitarios, en lo referente al bautismo, si el bautismo es necesario para la salvación.

Creer o bautizarme

Hay quienes piensan que no, hay quienes piensan que solo necesito la fe, porque las salvación es por fe; pero ―reitero lo que hablamos en la respuesta de la primera pregunta de nuestra hermana Ingrid, quien nos escribe desde Santiago―.

la de fe Dios en nosotros produce frutos y esos frutos son la demostración de la fe, el que es gentil y el que es judío puede recibir la salvación de la dádiva de Dios por gracia y cuando la salvación se efectúa en mi vida, esa salvación que he recibido comienza a operar un manifestativo de obras de fe, estas obras de fe son, en primer lugar, el bautismo, esto es algo innegable, incontroversial y es bíblico.

La Fe me arrastra al bautismo

No hay una persona que diga ―bíblicamente hablando― que cree en Jesús y que no sienta en su corazón el deseo de bautizarse, si no se bautiza es porque sencillamente no crees, su fe es muerta, así diga que cree, así diga que el señor es su Dios, así diga que es la niña de los ojos de Jehová, puede decir lo que sea, pero una persona que cree en Jesús debe, obligatoriamente, bautizarse.

Número uno, porque es una obra de fe, es un fruto de la fe en Cristo y número dos, porque es una ordenanza que Jesús dio:

“id y haced discípulos, bautizándolos en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu.”

Mateo 29.18-19.

Entonces, si Jesús da la orden del bautizo y el ejemplo en Hechos de los Apóstoles y en todas las cartas apostólicas, de lo primero que hace una persona al creer en Jesús es arrepentirse y lo siguiente que haces es bautizarse, no veo la razón por la que hayan doctrinas, pastores, predicadores, maestros y teólogos que afirmen que el bautismo no es necesario.

El error del incrédulo

Déjenme decirles que están equivocados, el bautismo sí es necesario, sí es obligatorio, porque es una ordenanza bíblica, porque Jesús lo ordenó hacer y porque es un fruto obligado, es el segundo fruto obligado de mi fe, el primero es arrepentirme y el segundo es bautizarme, no hay otro camino.

Dicho esto, la pregunta de nuestro hermano Wilman, tiene entonces validez, cuando él dice: ‘aquella persona que estuvo en la cruz del calvario no se bautizó, pero Jesús le dijo: “hoy estarás conmigo en el paraíso” ergo, fue salvo.


Algunas publicaciones relacionadas

¿cómo es posible, que este hombre haya recibido la salvación en la cruz, muriéndose sin haber sido bautizado? cuando, hermano Norberto, usted me está diciendo que para ser salvo tengo que bautizarme, necesito pasar por el velo del agua para ser salvo’.

El misterio oculto de la cruz

La respuesta es sencilla, Romanos capítulo 6 versículo 3 dice ―parafraseando un poco―, si usted tiene la Biblia a la mano, puede leerla, por causa el tiempo lo voy a parafrasear:

“o ¿no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 

Y el versículo 4 dice:

“porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que, como Cristo resucitó de los muertos, por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”. 

Esta instrucción que el apóstol Pablo da, nos explica por qué este varón, este hombre que estaba crucificado, fue salvo. ¿Por qué? Porque, sencillamente, morir en la cruz de Cristo es el bautismo, nosotros somos bautizados en su muerte.

Morir con Cristo para vivir con Él

El apóstol Pablo en Gálatas capítulo 2 versículo 20 dice: “con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí”, el apóstol Pablo dice que con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo más Cristo vive en mí.

La pregunta es: ¿cuándo Pablo se crucificó al lado de Jesús? Nunca, físicamente Pablo nunca se crucificó al lado de Jesús; pero, ¿por qué él dice que estaba juntamente crucificado? Porque había sido bautizado en el nombre de Jesús, el bautismo en agua es la muerte en la cruz para el creyente.

Para salvarme debía morir

Realmente, cada uno de nosotros ―para poder ser salvo― debería ser crucificado junto con Cristo y reconocerlo a Él como lo hizo este preso y en la muerte de Jesús, ahí en la cruz, muerto juntamente con Él, crucificado juntamente con Él, soy bautizado en su muerte, lo que dice Romanos capítulo 6 versículo 3: soy bautizado en la muerte de Cristo.

Sin embargo, lógicamente la única forma en la que el Evangelio podía avanzar en la tierra, era que los creyentes no muriéramos, Dios necesitaba que los creyentes que se convertían a Él, las personas que se convertían a Él, fueran Sus testigos y predicaran el evangelio a toda criatura; pero, si morían en el momento de creer y eran crucificados juntamente con Él, entonces el Evangelio no podría ser anunciado.

La audaz solución de Dios

¿Qué hizo el Señor? Hizo el cambio y dijo: “no van a morir en la cruz literalmente, sino que se van a bautizar en mi nombre y cuando se bauticen serán crucificados conmigo, en el espíritu, y serán sepultados conmigo en mi muerte y resucitaran al salir del agua conmigo, serán resucitados a una nueva vida”.

En conclusión, mi hermano Wilman Cera, el hombre que fue crucificado al lado de Jesús, fue bautizado en la muerte de Cristo de manera literal; por tanto, su fe que la necesitó para creer que Él era el Hijo de Dios, le llevó al arrepentimiento y le dijo: “acuérdate de mí”, esa fue su manera de arrepentirse, su manera de pedirle perdón, le dijo: “acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”.

Ahí está la primera obra de la fe: arrepentirse, y la segunda obra de la fe: bautizarse. ¿Cómo se bautizó? De la única forma que sé que hay que bautizarse, en la muerte de Cristo, él fue bautizado literalmente en la muerte con Jesús. Todos nosotros morimos con Cristo en el momento en que somos bautizados en agua, en la fe de Cristo Jesús; por lo tanto, bíblicamente, el preso que muere junto a Jesús en la cruz del Calvario sí se bautizó en la muerte de Cristo, y por eso, recibió la salvación. Por tanto, todo creyente que recibe la fe de Jesús debe ―de manera obligatoria― inmediatamente cree, bautizarse, porque es la única forma en la que él va a ser crucificado juntamente con Cristo Jesús.