Saltar al contenido

¿Dónde está el paraíso?

diciembre 26, 2019
Encuentra respuesta a esta pregunta y a muchas más en nuestros talleres Gratuitos.

Dónde está el paraíso | Hay una segunda pregunta que nos está haciendo José Aparicio Mendoza de Cartagena Bolívar, pregunta:

Esta es una pregunta muy interesante porque, generalmente, todas las personas que llegan a la iglesia tienen una convicción: que una vez que la persona que cree en Jesús muere, va al cielo.

Sin embargo, tenemos una aseveración que Jesús da cuando está muriendo en la cruz del Calvario, cuando está entregando su vida en expiación por todos nosotros, por la humanidad.

Jesús y el delincuente en la cruz

Recordemos ese pasaje donde el malhechor, que está al lado de él en la cruz, le dice: “acuérdate de mí, cuando vengas en tu reino” a lo que Jesús dice: “de cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso”. Jesús pudo haber dicho “en el cielo”, pero no utilizó esa palabra; él dijo “en el paraíso”. Así que por esa respuesta de Jesús entendemos que las personas que creen en Él ―según la Biblia―, después que mueren, van al Paraíso ―he dicho esto para poder continuar con la respuesta de la pregunta: ¿dónde está el paraíso del que habló Jesús?―.

¿Jesús le promete el cielo al ladrón?

Cuando Jesús habla del paraíso, de manera tácita no dice dónde está, realmente no lo dice en ese momento. Sin embargo, bíblicamente podemos ubicar al paraíso en tres lugares durante la escritura.

El primer lugar en el que se puede ubicar el paraíso es en Génesis, en donde el Señor dice que plantó un huerto al oriente del paraíso o al oriente del Edén y en ese huerto, que está en el paraíso, puso al hombre (dice la Escritura en Génesis).

Allí encontramos la palabra paraíso y un lugar llamado paraíso por primera vez. Posteriormente, volvemos a verlo, cuando Jesús habla con el malhechor, que está muriendo en la cruz junto a él y él le dice “hoy estarás con el conmigo en el paraíso”, y la palabra “paraíso” aparece allí por segunda vez.

Finalmente, la volvemos a ver en Apocalipsis.

¿Dónde está el paraíso?

La única ubicación bíblica real que tenemos del paraíso, es que está en la tierra, es lo que dice la Biblia. De igual manera, dice que este paraíso, que este huerto plantado al oriente del Edén, está rodeado ríos, es una tierra bañada por ríos. Uno de ellos es el Hidequel (Tigris) y el otro es el Éufrates junto con dos ríos más que hoy no existen (han desaparecido).

En Génesis está la ubicación geográfica del paraíso y dice la Escritura que ésta es una tierra bañada por ríos: el Hidequel (Tigris) y el Éufrates, junto con dos ríos más que hoy ya no existen. Los que hemos estudiado un poco de geografía en la escuela, sabemos que esta tierra ―que existe geográficamente entre el Tigres y el Éufrates― hoy se conoce como Mesopotamia o “Tierra entre ríos”.

La tierra entre ríos es el Edén

En Génesis capítulo 2, verso 8 dice ―en la versión de la Biblia Textual IV Edición―: “Y Adonai Elohim plantó un paraíso en Edén (lo que generalmente las Biblias traducen “un huerto”, en los manuscritos antiguos: en el canon de Esdras, en la Septuaginta y en las traducciones más fieles de los libros antiguos del Viejo Pacto, aparece la palabra “paraíso”. No huerto, sino paraíso), al oriente. Y Alef-Tav puso allí al hombre que había formado. Y del suelo hizo brotar Elohim todo árbol agradable a la vista y bueno para comida. Y, en medio del paraíso, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.”

Geográficamente hablando…

Luego, en el versículo 10 dice: “Un río sale de Edén para regar el paraíso y de allí se divide en cuatro causes. Uno se llama Pisón. Este es el que rodea toda la tierra de Havila, donde está el oro. Y el oro de aquella tierra es bello. Allí está el rubí y la piedra ónice. El segundo río se llama Guijón. Este es el que rodea toda la tierra de Cus. El tercer río se llama Hidequel, que fluye al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Éufrates.” De estos ríos que aparecen aquí, solamente dos existen hoy, y uno de ellos es el Éufrates.

¿Es el mismo lugar?

Así que tenemos una ubicación geográfica bíblica del paraíso. La pregunta es: ¿este el paraíso al que Jesús se refirió en la cruz del Calvario cuando estaba muriendo? Pues realmente no lo podríamos decir con certeza. Lo único que puedo decir es lo que la Biblia dice.

La única vez que aparece la ubicación geográfica de este lugar, es aquí en la tierra en alguna parte, bañado por el río Éufrates. Y se estima, por la ubicación de los otros ríos, que debe estar cerca las regiones de la actual nación iraquí. Allí debería estar, en alguna parte, ese paraíso original que Dios plantó.

La evidencia escritural

Ahora, cuando Jesús habla del paraíso, no creo que se refiera a otro porque no hay una acepción bíblica y no hay una definición bíblica de otro lugar llamado paraíso. Jesús, en ningún momento le dijo al malhechor “hoy estarás conmigo en el cielo” o “mañana o en 1000 años estarás conmigo en el cielo”.

Él le dijo claramente “hoy estarás conmigo en el paraíso”. Así que, bíblicamente, no puedo decir otra cosa, tengo que decir que el paraíso está allí, donde dice Génesis que está “al lado del río Éufrates, del rio Hidequel, entre Pisón y Guijón, cerca de la tierra de Asiria y Havila”. Allí está, en ese lugar, en alguna parte está ese edén.

¿El paraíso es invisible?

Alguien me hizo una pregunta una vez: “¿Entonces, porque no lo veo?” Esa es una buena interrogante, ¿por qué no puedo mover el paraíso, si está allí a plena vista? Pues, es muy posible que el hecho de que el hombre haya pecado, Dios lo haya expulsado de ese edén y haya puesto querubines con espadas de fuego para que no pudiera el hombre volver a entrar a ese lugar, yo creo que es la respuesta más acertada del por qué la humanidad no puede verlo, por qué la humanidad no puede entrar o por qué la humanidad no puede encontrarlo.

El camino al Paraíso

Sin embargo, hay un camino, y ese camino es Jesús, si creemos en Él y venimos a Él. Jesús dijo ser el Camino, la Verdad y la Vida, y dijo el Señor en Juan 14.6: “…nadie viene al Padre sino por Mí.” Así que, el que quiera ir al paraíso tiene solo un Camino y ese Camino se llama Jesús de Nazaret.

No hay que perder tiempo buscando este lugar “vamos a viajar ahora a las tierras de Mesopotamia”, “vamos a ir a la ribera del Éufrates”, “vamos a buscar los libros antiguos ―al mejor estilo Tomb Raider― para buscar el tesoro”, no se necesita eso. Lo que necesitamos realmente es buscar a Jesús, acercarnos a Jesús, porque Él es el Camino y la Verdad y la Vida.