Saltar al contenido

¿Cuál es el destino de Satanás?

diciembre 28, 2019
Esta y muchas respuestas más en nuestros talleres gratuitos.

Tenemos una pregunta número 3, desde Quilmes Argentina. Nos la envía Juliana Garbezza, pregunta: ¿Cuál es el destino final de Satanás?

El destino final de Satanás ―esta pregunta parece una película, “Destino Final”―. El destino final de satanás es el lago de fuego, la Escritura habla en Apocalipsis capítulo 20 ―si usted tiene una biblia sería genial que me acompañara, yo tengo la IV edición de la Biblia Textual―, del versículo 11 al 15, acerca del Trono Blanco, del juicio final y, en los versículos 13 al 15, dice:

 “Y el mar entregó a los muertos que habían en él. Y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados, cada uno según sus obras. Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la Muerte Segunda: el lago de fuego. Y el que no fue hallado inscrito en el rollo de la vida, fue lanzado ―también― al lago de fuego.” En el versículo 10, dice: “Y el Diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” 

Es la respuesta a la pregunta de nuestra hermana Juliana Garbezza: ¿cuál es el destino de Satanás? Está en Apocalipsis capítulo 20, específicamente en el verso 10. El diablo ―que es el engañador― será arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos; es decir, por siempre. Es el destino final del adversario, del enemigo. ¿Cuál es el destino final del enemigo? El lago de fuego. No tiene escapatoria, de ahí no va a salir, nunca. Todo el que va al lago de fuego ―que es la Muerte Segunda, como vimos en el versículo 14― no saldrá jamás de allí.

La segunda muerte o Infierno

El versículo 14, dice que el lago de fuego es la Muerte Segunda o el destino final de todo aquel que ha rechazado y ha rehusado la misericordia y la gracia de Dios, a través de su hijo Jesús de Nazaret. Así que, la única forma de no ir a ese destino final, a ese lugar de condenación eterna ―donde el enemigo Satanás, el falso profeta y la bestia estarán, siendo atormentados por los siglos de los siglos―, es que vengamos a Jesús, rindamos nuestra vida a Él, reconozcamos que es nuestro Dios y nuestro Salvador, nos bauticemos en Su Nombre y comencemos una nueva vida en Cristo Jesús. Dice la Escritura, que todo aquel que cree en Él no se perderá, sino que tendrá vida eterna. Así que, esa es la invitación de ahora.

La conclusión

Yo creo que todas las preguntas van encaminadas hacia lo mismo. Por un lado están preguntando acerca del bautismo, si soy iglesia o no ―parece que se hubieran puesto de acuerdo―. La primera pregunta es: ¿cómo soy iglesia?, ¿me tengo que bautizar, o no? Sí, tiene que bautizarse para poder entrar al reino de los Cielos.

Y la segunda pregunta es: ¿dónde queda el paraíso? ―es como la segunda parte de la pregunta, como el punto dos―. Ya respondimos dónde queda el paraíso, y algo que tengo que anotar es que no importa dónde está el paraíso, lo que importa es que estaremos con Jesús en el paraíso, dónde está es lo de menos.

Lo importante es que estaremos con Él; sin embargo, ―reiteró― la Biblia dice que el paraíso está aquí en la tierra, no puedo decir otra cosa, no hay algo más que anotar al respecto desde el punto de vista bíblico. Luego, nuestra hermana Juliana Garbezza nos pregunta: ¿cuál será el destino final de Satanás? Pues la muerte eterna en el lago de fuego y azufre.