fbpx Saltar al contenido

La Sublimidad del Mar.

La Sublimidad del Mar.

El mar es un mundo infinito y lleno de magia. Es la vida misma. Nos escucha, nos entiende, nos libera y nos renueva siempre.

La Sublimidad del Mar

En el mar todo es diferente, no existe el reloj, se disfruta plenamente el sonido del viento golpeando contra él, una y otra vez, las suaves olas sobre el agua cristalina que parecieran ser de todos los “azules” recrean un paraíso terrenal que apasiona, conecta, atrae y enamora cada vez mas.

Es un sistema que une al mundo, guarda historias, secretos, conversaciones, regalos, grandes viajes y aún tragedias, por aquellos que quisieron desafiarlo tanto, que nunca consiguieron salir de él. El mar merece respeto, su magnitud es infinita y hasta ahora, ningún hombre ha sido capaz de entenderlo ni conocerlo a profundidad.

El mar nos cambia cuando nos adentramos en sus aguas, nada vuelve a ser igual, somos mas libres, mas sanos, mas ligeros, mas felices; tal vez, se lo debemos a sus 89 elementos esenciales para el cuerpo humano, o mas bien, a todo lo que sentimos estando en él.

Nada como un baño en el mar cuando estamos tristes, cansados, estresados o muy felices. Las vacaciones perfectas siempre vendrán acompañadas de buen sol, arena blanca y el horizonte desplegado sobre una inmensa extensión de agua ¡Un espectáculo para nuestros ojos!

En el mar podemos flotar, correr, brincar, gritar, reír, llorar, celebrar, abrazar, compartir, soñar; es allí donde aprendemos a valorar y disfrutar cada día de la vida, es un regalo que nos dejó Dios como recompensa a nuestro esfuerzo y trabajo arduo, aunque visitemos mil veces el mar, siempre salimos con la esperanza de volver a este mismo lugar.

YO AMO EL MAR!

Por: Angie Sanjuanelo.