fbpx Saltar al contenido

El plagio de obras

mayo 24, 2020

Lo que todo autor, escritor o músico debe saber acerca de este tema

Tema a considerar en la tarde de hoy es uno que compete tanto a escritores como a músicos, El plagio de obras es un asunto serio que considero debo abordar en este momento. Espero sea de su interés conocer un poco más de este tema y tener cuidado con lo que hacéis.

Suscríbete al Blog de Escritores para acceder a los cursos especiales.

¿Qué se considera plagio?

Según Morales Vallejo (2011) “presentar como propio un trabajo hecho por otra persona es la forma más elemental y transparente de plagio, pero dista de ser la única forma o la más frecuente; hay otras formas de plagio que no siempre son reconocidas como plagio formal pero que son conductas académicamente incorrectas”.

Vallejo distingue entre los siguientes tipos de plagio:

• Si Copias literalmente (frases o párrafos) sin citar el autor.

• El Citar literalmente sin indicar que se trata de una cita literal (uso de comillas o de cursiva) aunque se mencione el autor en la bibliografía.

• La practica de copiar frases o párrafos de diversos autores o documentos y combinarlos sin citar las fuentes.

• Copiar manteniendo la estructura de un párrafo pero cambiando algunas palabras para evitar la detección.

• Parafrasear sin reconocer la fuente. La paráfrasis puede ser correcta si se reconoce la fuente y se cita, pero también se puede considerar plagio, aunque no sea intencionado.

• Copiar trabajos de otros compañeros.

¿Qué dice la RAE al respecto de Plagio?

El plagio de obras es un delito en casi todo el planeta.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, el plagio es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Por lo tanto, el plagio es una infracción del derecho de autor sobre cualquier tipo de obra y que se produce mediante la copia de esta sin autorización de la persona que la creó o que tiene los derechos.

Podemos hacer plagio a partir de:

• La copia literal de una obra ajena de manera no autorizada.

• También está la copia indirecta de la obra de otra persona, haciendo cambios y hacerla pasar como obra original propia, suplantando al autor original.

Según Gemma Nández (2010) existen distintos tipos de plagio, pero en este apartado solo nos centraremos en los tres tipos más frecuentes en el mundo académico:

• Parafrasear escritos: según el Diccionario de la Real Academia Española, parafrasear es “hacer la paráfrasis de un texto o escrito”, es decir, presentar la misma información del texto pero cambiando el orden de las palabras. Esta forma de plagio es de las más frecuentes y difíciles de detectar.

• Copiar obras de otros: reproducir textualmente las palabras de otra persona sin citar de quien son. La copia de documentos de Internet sin citar el autor o el sitio web también se considera plagio.

• Hacer copias de dibujos, fotografías o imágenes de otros: utilizar dibujos, fotografías o imágenes de otras personas también se puede considerar plagio.

1.1 ¿Cómo evitar el plagio de obras?

Para no cometer plagio es importante elaborar argumentos propios y no “copiar y pegar” los argumentos de otro.

Si se utilizan fragmentos o ideas de otras obras siempre se deberán poner entre comillas, indicando el autor y la fuente de donde se ha extraído. En la bibliografía se citarán las obras que se han utilizado para hacer el trabajo pero también las obras que se han citado en este.

En el caso de las imágenes, según Nández (2010) “se reproducirán enteras, sin modificarlas y citando la fuente a pie de imagen”. Hay que recordar que no es necesario citar la fuente de aquello que se considera “conocimiento general”.

Las citas son importantes

En cuanto al tema de las citas, es necesario destacar que hay varias maneras de citar. Todo el tema de las citas se encuentra en el capítulo llamado “¿Cómo se cita y referencia?“.

Otra manera de evitar el plagio es parafraseando. Se puede presentar un pensamiento o una idea a partir de lo leído, pero se tiene que aportar una idea propia y no sólo cambiar el orden de las palabras. En estos casos siempre se debe decir de dónde sale la idea original.

2. El plagio desde el punto de vista académico

Irving Hexam en el artículo Academia Plagiarism Defined definió el plagio académico como “el intento deliberado de engañar al lector con la apropiación de las ideas y palabras de otros”.

Es por este motivo por lo que también se le conoce como engaño académico. El mismo autor establece que el plagio académico sucede cuando se utilizan más de cuatro palabras de una fuente sin utilizar comillas y sin la referencia precisa de la fuente original.

Comas i Sureda (2008) destacan que las TIC e Internet eran los culpables del incremento del plagio académico entre el alumnado universitario.

Argumentan que estas herramientas facilitan esta práctica, aunque también son útiles cuando se trata de detectar el plagio. Es importante remarcar que el plagio ya existía mucho antes de la llegada de las TIC e Internet.

Ante el aumento del plagio académico en los últimos años, las universidades han tomado medidas para solucionarlo.

Algunas de estas medidas consisten en sancionar el alumno infractor, ya sea suspendiéndolo o retirándole el título expedido en el caso que se hayan encontrado indicios de plagio una vez el alumno haya acabado la carrera.

Otra medida que han tomado las universidades ha sido incluir este tema en su código ético.

2.1 El código ético de las universidades

El código ético es un documento que recoge los principios y valores de la universidad. Un ejemplo es el Código ético de la Universidad Pompeu Fabra (2012). En él se tratan aspectos como la integridad, la honestidad, la igualdad, la privacidad o el respeto.

El plagio se trata en un punto llamado “Autoría intelectual o plagio” dentro del apartado “Responsabilidad profesional”, pero al ser un tema que engloba tantos aspectos también aparece en los apartados de “Integridad y Honestidad”.

Definición de Plagio de obras en el código ético

EL Código ético define el plagio de la siguiente manera: “En el ámbito universitario, el concepto plagio se aplicaría a todas aquellas situaciones en las cuales se produzca una apropiación de lo que otro ha creado sin un reconocimiento explícito del origen”, y por lo tanto, “todos los estudiantes universitarios han de aplicar el respeto de autoría intelectual”.

También añade que “la Universidad tiene que detectar e impedir cualquier práctica de plagio. La Universidad tiene que informar sobre el concepto del plagio, así como también informar al estudiante de las consecuencias sobre la práctica de cualquier tipo de plagio”.

Según la Universidad Autónoma de Barcelona, el concepto de engaño académico, citado anteriormente, también está relacionado con el concepto de integridad académica o código ético, es decir, la honradez y la sinceridad en el mundo académico, tanto por parte del profesorado como por la parte de los estudiantes.

2.2 ¿Qué programas informáticos hay para detectar el plagio?

Como ya hemos comentado anteriormente, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ofrecen herramientas que permiten detectar el plagio.

Cada vez son más las universidades que han puesto a disposición del profesorado el uso de estos programas que, aunque no son 100% fiables, son una herramienta más para ayudar a detectarlo.

En los últimos años han aparecido nuevos programas informáticos con el objetivo de detectar el plagio. En la red encontramos programas comerciales como Turnitin y otros programas gratuitos como Viper.

• Turnitin:

Es el detector de plagio académico principal, utilizado tanto por los profesores como por los alumnos para evitar el plagio y garantizar de esta manera, la integridad académica.

La base de Turnitin está formada por miles de páginas web, revistas y libros y por todos los documentos que se han enviado. Además, Turnitin permite realizar informes de plagio gramaticales, gestionar instituciones educativas y sus miembros, asignaturas y prácticas.

• Viper:

Es un detector de plagio gratuito y libre que permite verificar trabajos. La base de datos de Viper contiene millones de páginas web, artículos de estudiantes, publicaciones, libros de texto, libros electrónicos, diarios y revistas.

Nos permite comparar el documento escogido con los documentos que hay en la red. Indica el grado de similitud y permite ver las coincidencias que se han encontrado y en que documentos originales aparecen.

3. El plagio de obras y la cultura

El plagio no se percibe de la misma forma para todas las culturas. Las diferencias culturales juegan un papel esencial en la manera de entender este concepto.

La práctica del plagio puede llegar a ser una práctica más o menos aceptada socialmente para algunas culturas. Existen culturas que creen que calcar, copiar y tomar las ideas de un texto sin haberlo documentado en las referencias bibliográficas es un factor positivo.

Sin embargo, en otras culturas, el plagio de obras es visto directamente como un delito.

A partir de un estudio hecho en Lancaster University (2003), a partir de entrevistas se detectaron diferencias importantes en la manera de entender el plagio.

En la India entendían el plagio no era aceptable en el Reino Unido, aun así plagiaban porque no tenían un dominio del inglés suficientemente alto como para explicar los conceptos que se les pedía.

Los estudiantes griegos entrevistados, entendían que el plagio consistía en copiar a partir de libros, pero no veían incorrecto hacerlo mediante Internet.

En España, a los estudiantes no se les había puesto al corriente sobre las normas de plagio de la universidad británica y explicaban que en España era normal ese tipo de plagio.

Un caso completamente distinto es el de la cultura africana, en la cual el plagio no es visto como una práctica incorrecta y, por lo tanto, los estudiantes africanos que estudiaban en las universidades británicas se quedaban sorprendidos al ser acusados de plagio.

Este tipo de estudios muestran que cada cultura tiene una visión del plagio completamente distinta.

Por ejemplo, según Rebecca Moore Howard (1999), “en algunas culturas tradicionales de Asia y de Oriente Medio, se espera que los estudiantes universitarios citen o parafraseen a las autoridades políticas y religiosas más conocidas sin atribución, ya que los lectores, especialmente los profesores, quieren saber cuáles son los textos de distribución.

Sin embargo, podría ser un acto muy grave el hecho de que el estudiante no sepa cuál es el conocimiento común, ya sea con la citación del que es conocimiento común como la no citación del que no es de conocimiento común.

En una cultura tradicional saber qué es el conocimiento común es una tarea “compleja y exigente”.

En cambio, según Chia Chou (2010), “en las culturas del Oeste, la originalidad se valora mucho. Por lo tanto, plagiar es considerado como un hecho incorrecto y muchas veces tipificado como delito”.

Sin embargo, los estudiantes chinos ven apropiado copiar las palabras de otras personas. Este hecho provoca que muchas veces los estudiantes asiático que van a estudiar en los Estados Unidos sean acusados de plagio por sus profesores.

Este demuestra que las diferencias culturales son relevantes cuando se trata del tema del plagio.


Puedes ver todo el texto original en la página Sites.google.com | puedes ir directamente a la Fuente: https://sites.google.com/site/redacespecializada/7-como-evitar-el-plagio


Seguiré este articulo en el siguiente post El plagio de obras, parte 2.